Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site
  • Carrusel 01
  • Carrusel 02
  • Carrusel 03
  • Carrusel 04
  • Carrusel 05

Palabras del Presidente

Sin industria no hay Nación, sin marina mercante no hay industria naval. Estas dos realidades deben tallar el futuro del país. Y el eje conductor debe ser la implementación de una logística eficiente a través de la multimodalidad del transporte de cargas, el cual viabilice el desarrollo sustentable de las economías regionales y mejore la competitividad de nuestros productos en el comercio exterior. Claramente en este sentido, la Hidrovía Paraguay-Paraná es una gran oportunidad de desarrollo sustentable.

La pregunta es cómo abordar el postulado desde la industria naval, y no hay una sola respuesta. Entre las diferentes perspectivas podemos encontrar quienes consideran que se debe crear una industria naval en abstracto, parasitaria del Estado y desentendida del mercado. Otra alternativa es que sea traccionada por la demanda, al servicio de la marina mercante, la pesca, el transporte de pasajeros, el dragado y balizamiento fluvial, las embarcaciones para la defensa, entre otras.

Una mirada sobre la realidad, y sobre el cambio de época actual, requiere que se faciliten las condiciones para el negocio armatorial para estimular la demanda sustentable de embarcaciones.

Para eso, en principio, no es necesario crear un gran marco normativo, sino implementar medidas puntuales que deben tomarse analizando las ventajas competitivas que ofrecen nuestro país y corrigiendo las asimetrías regionales.

Muestra de las medidas puntuales a tomarse y que ya fueron sancionadas son: la derogación de la Disposición 1108/2013 y la prórroga del Decreto 379/2001.

Respecto de la industria naval, es necesario que se tomen otras medidas puntuales, tales como la importación a arancel cero de chapa naval e insumos no fabricados en el país, derogación de la obligación aduanera de importación temporaria para las embarcaciones extranjeras destinadas a transformaciones o grandes reparaciones, impedir la importación de barcazas tanque usadas, la creación de un fondo nacional de prefinanciamiento y crédito para construcciones navales, cuyos recursos se obtendrán de un gravamen sobre los fletes de nuestro comercio exterior.

Y finalmente, considero necesario que se debe echar luz sobre la realidad de la industria naval para determinar su capacidad y para que adecúen su productividad. Ya no hablaremos de “capacidad instalada”, de la cantidad de astilleros, los obreros navales, el potencial de las industrias conexas, de las entidades educativas y la calidad de los ingenieros. Sin negar esta riqueza con la que contamos, debemos sincerarnos con autocrítica suficiente, y convencernos de que estos activos, por si solos, no motorizan la actividad.

Debemos comenzar a hablar sobre la “capacidad real de construcción”, aquella que permitirá que los armadores, y demás demandantes de la industria naval, puedan planificar sus inversiones contando con una industria eficiente y capaz de elaborar bienes de calidad, y enmarcada en tiempos de construcción adecuados y con costos competitivos.

CASIN

Cámara Santafesina de la Industria Naval

 

San Lorenzo 933 - Piso 2 Oficina 4
(2000) Rosario, Santa Fe
Tel.: 0341-5270801
e-mail: info@casin.org.ar